Tadasana o Postura de la Montaña

Nombre en SánscritoTadasana

Tada: Montaña.

Asana: Postura.

Nivel: Asana básica

Estructuras clave: Músculos intrínsecos y extrínsecos del pie, cuádriceps, iliopsoas, piramidal, pared abdominal y diafragma.

Beneficios: Corrige la postura y la alineación del cuerpo. Fortalece columna, muslos, rodillas y tobillos. Tonifica abdomen y glúteos. Reduce los pies planos.

Contraindicaciones: Personas con cefaleas, insomnio, e hipotensión arterial deben tener cuidado al realizar posturas de pie muy prolongadas.

Aplicaciones terapéuticas: Ciática.

Tadasana es la postura de pie básica. Suele ser el punto de partida de la práctica de yoga y al lugar  donde volvemos después.

Por más que pueda parecer una postura sencilla y común en nuestro día a día, Tadasana nos recuerda el alineación óptima del cuerpo. Permanecer erguido y estable de manera que nos sintamos arraigados al suelo a la vez que nos estiramos y elevamos el cuerpo.

A tener en cuenta:

No se puede construir nada duradero sobre cimientos poco sólidos“.

Los humanos somos los únicos mamíferos bípedos del planeta y a la vez los menos estables. Tenemos menor base de apoyo, el centro de gravedad más elevado y el cerebro proporcionalmente más pesado. Así, nuestra base de apoyo, los pies, son de vital importancia.

Durante miles de años el pie ha caminado descalzo por superficies irregulares. Se ha fortalecido y evolucionado en consecuencia. Hoy en día, las superficies han sido niveladas y asfaltadas y hemos cubierto el pie con zapatos que a menudo suplen las funciones de los arcos de manera que la estructura muscular del pie está sobrediseñada para las funciones actuales. Cuando ésta ya no es vital para que nos movamos o equilibremos, los músculos más profundos que soportan los arcos de los pies se debilitan.

Cuando en Yoga practicamos posturas de pie llevamos la atención a los pies, devolviéndoles la fuerza que les corresponde.

Construye la postura:

Sitúa los pies juntos. Dedos gordos en contacto y talones ligeramente separados.

Lleva la conciencia a los puntos de contacto con el suelo y reparte el peso de tu cuerpo de manera equitativa. Presta atención a los arcos plantares. Eleva la parte interna de los tobillos para ayudar a elevar los arcos. Siente todos los músculos del pie trabajando.

Pon los cuádriceps firmes. Lleva el cóccix ligeramente hacia adelante reduciendo al curva lumbar. Encoge la barriga dirigiendo el ombligo hacia la espina dorsal alargando el torso desde la cintura. Observa como poco a poco el cuerpo se va elevando más y más.

Levanta el pecho alejándolo de la cintura sin llegar a arquear la caja torácica. Lleva los hombros hacia arriba y atrás. Mantenlos relajados y alejados de las orejas.

Por último lleva la barbilla ligeramente en dirección al pecho para acabar de alargar y alinear la columna vertebral.

Para comprobar si la postura es correcta puedes pedir a un compañero que se sitúe a tu lado y observe si el oído, el punto medio de tu hombro, el centro del lateral de la cadera y el tobillo forman una línea perpendicular al suelo.


2 thoughts on “Tadasana o Postura de la Montaña

  1. Ana

    Muy interesante!

    1. yogaconcris

      Gracias Ana! ¿Verdad que lo es? ¡lo que se esconde detrás de una postura tan común!

Comments are closed.