Sobre la magia y hacerla realidad.

Acabo de leer esto y me ha emocionado tanto que quiero compartirlo con vosotros. Ocurrió en algún lugar de Estados Unidos, la mamá lo redacta y me tomé la libertad de traducirlo. Léelo con calma y déjate emocionar.

abbey

” Nuestra perrita de catorce años de edad, Abbey, murió el mes pasado. El día después de su muerte, mi hija de cuatro años, Meredith no paraba de llorar y de decir todo lo que echaba de menos a Abbey. Me preguntó si podía escribir una carta a Dios para que cuando Abbey llegara al cielo, Dios la reconociera. Le dije que creía que podíamos escribir la carta y ella me dictó las siguientes palabras:

Querido Dios,

Por favor, ¿podrás cuidar de mi perrita? Murió ayer y está contigo en el cielo. La echo mucho de menos. Estoy muy contenta de que me dejaras tenerla como mascota incluso cuando enfermó. Espero que juegues con ella. Le gusta nadar y jugar con pelotas. Te mando una fotografía de ella así, cuando la veas sabrás quien es. La echo mucho de menos.

Con amor, Meredith.

Pusimos la carta en un sobre con la fotografía de Abbey y Meredith y escribimos la dirección: A Dios, En el Cielo. Escribimos nuestra dirección en el remitente, y luego Meredith pegó varios sellos en la parte frontal del sobre porque, como dijo, hacían falta muchos sellos para que la carta llegara directa al Cielo. Esa misma tarde dejó la carta en el buzón de la oficina de correos. Unos días después me preguntó si Dios había recibido la carta. Le contesté que creía que sí.

Ayer, había un paquete envuelto con papel dorado en las escaleras de nuestro porche, y con una caligrafía desconocida ponía: “A Meredith”. Meredith abrió el paquete. Dentro había un libro de Mr. Rogers llamado “Cuando muere una mascota”. En la portada del libro y pegado con celo estaba la carta que habíamos escrito a Dios. En la otra página estaba la fotografía de Abbey y Meredith y esta nota:

Querida Meredith,

Abbey llegó bien al cielo. Tener la fotografía ha sido de gran ayuda para reconocerla enseguida. Abbey ya no está enferma. Su espíritu está aquí conmigo igual que está en tu corazón. A Abbey le encantó ser tu perrita. Como en el cielo no necesitamos nuestros cuerpos, no tengo bolsillos donde guardar tu fotografía así que te la mando dentro de este pequeño libro para que la guardes y la tengas siempre que quieras recordar a Abbey. 

Gracias por tu preciosa carta y gracias a tu mamá por ayudarte a escribirla y enviármela. Tienes una madre maravillosa. La escogí especialmente para ti. Cada día me acuerdo de ti y de lo mucho que os quiero. 

¡Ah! Soy fácil de encontrar, estoy en todos los sitios en los que hay amor.

Con Amor, Dios.”

 Hay un sentimiento con el que vivo cada día. Más allá del dolor, de los miedos, de las dudas, del sufrimiento… el mundo es un lugar asombroso y maravilloso y las personas somos seres increíbles que tenemos la maravillosa capacidad de creer en la magia y de hacerla realidad. Las historias pueden tener muchos finales, y si somos valientes, si no pensamos las cosas dos veces, tenemos la oportunidad, en cada momento, de acercarnos al que está a nuestro lado y acortar las distancias. Darle la vuelta a la historia y hacer que la magia se haga realidad.

Puede que sea una mirada en el metro, una sonrisa en la calle, colgar corazones de papel en las plazas antes del amanecer, llevar el desayuno a la cama a alguien simplemente porque sí, regalar una flor un día cualquiera, abrigar los postes de la calle con gorritos de punto como hacen en alguna calle de lavapies, ver la puesta de sol y pensar en todos los que se estarán levantando en la otra punta del mundo y pensarles buen día, practicar una asana que es un reto para ti y esforzarte por mantenerla 2 respiraciones más simplemente por que esa es la actitud que cambia el mundo…

Gracias a todos los que encontré en el camino, los que seguís en él, los que ya no estáis y los que vendréis. Espero siempre tener la valentía para haceros llegar mi porción de magia.

Cris


3 thoughts on “Sobre la magia y hacerla realidad.

  1. Regina Gabilondo Toscano

    Gracias a ti Cris, nos vemos prontito. Gracias por el cuento. Besos, Regina

  2. ELOISA

    Muy bello. Es verdad que en la vida, en los momentos más dificiles, es cuando encuentras angeles.

  3. Nuria Fdez. de Labastida

    Gracias por compartir algo tan bonito. Como amante de los animales, dueña del septimo perro de mi vida y aspirante a yogui, no se si habra algun texto/lectura/reflexion que me llegue tanto.

    Te sigo fielmente y espero conocerte en una de mis visitas a Madrid, asistiendo a una de tus clases.

    Gracias otra vez. Que seas feliz. Om shanti 

    Nuria

Comments are closed.