Adiós 2013. Gracias por todo. Hola 2014.

Noche vieja. El final de un año y el comienzo de uno nuevo. Una noche importante y llena de fuerza por todo lo que significa. Cambio, dejar atrás lo viejo, lo pasado, recibir lo nuevo, lo fresco, comenzar de cero, nuevas oportunidades, nuevos deseos, nuevos retos…

De alguna manera pienso que eso lo tenemos cada mañana. Que por suerte, cada vez que empieza un nuevo día tenemos esa oportunidad de cambiar cosas, de seguir adelante con los proyectos, de escoger lo que queremos y lo que no y que de esa manera, cada día, incluso cada momento de nuestro día, cada experiencia, puede sentirse así; como una elección tomada en una dirección o en otra, un paso más en el camino que queremos.

Sin embargo, esta noche, para mi, es especial. No es una noche cualquiera. Hoy, 31 de Diciembre es una noche esperada y celebrada a lo largo del terreno de nuestro planeta. No quiero decir que absolutamente todo el planeta lo celebra, porque estoy segura de que hay poblaciones, comunidades y gentes en ciertos lugares del mundo que no se rigen por el mismo concepto del tiempo que nosotros, sin embargo, somos cientos de miles los que hoy, independientemente de nuestras creencias, de nuestros orígenes, de nuestras dificultades y de nuestros sueños, debemos despedirnos del 2013 y entrar en el 2014. Por una noche, esta noche, TODOS, estamos juntos en lo mismo.

ImageProxy.mvc

Para mi el 2013 ha sido un año importante. Muchas cosas han sucedido. He tenido la oportunidad de viajar a lugares en los que nunca había estado. Me he sentado a la mesa con culturas diferentes y desconocidas que me han abiertos sus brazos y me han acogido. Nació Teo, mi primer sobrino y llenó de ilusión el mes de Marzo. Cada mes desde que él está aquí ha tomado un valor diferente. He estado cerca de gente que ha sufrido y que sufre aún. He aprendido mucho. He estado presente en el enlace de muchas parejas que apuestan por el amor y superando las barreras más duras dicen sí a amarse y protegerse el resto de sus vidas. Desayuno con Yoguis cogió fuerza  y empezó a volar alto. Gracias a esto, he podido compartir sonrisas con muchos de vosotros y he tenido el regalo de practicar yoga con cientos de personas increíbles. He dicho adiós a personas que significaron mucho para mi y que ya no están. He llegado a conocer gente maravillosa. Con algunos sigo caminando a la par, otros fueron mensajeros momentáneos que tuvieron sentido justo y sólo en el momento en el que nos cruzamos. He intentado hacer y dar lo mejor de mi en cada momento y a veces lo he conseguido. Ha habido momentos preciosos y momentos difíciles y cada una de las experiencias me ha enseñado algo.

Estamos aquí para el recorrido largo, para el largo plazo. Cada momento que vivimos, cada situación y cada lugar al que la vida nos lleva es el sitio adecuado. Es el lugar idóneo para nosotros, sin excusas, sin peros. Y si escuchamos bien, podremos entender que ése, es el momento para el que nos hemos preparado y por el que debemos aprender algo nuevo.

Así que para esta noche, tómate unos minutos de privacidad. Siéntate en silencio y en calma. Haz un repaso de todo lo que aconteció durante el 2013. Habrá miles de historias. Respira profundo y deja ir todo lo viejo, suelta todo aquello que no te sirve más. Permítete desatarte de todo lo que ya no necesitas. Despídete con una gran sonrisa de todo lo que en un momento te acompañó y te sirvió. Dale las gracias a todo lo que fue, en su momento, esencial y te hizo crecer.

Haz espacio para todo lo que ha de venir. Empieza a sentir lo que quieres construir en el nuevo año. Lo que quieres conseguir, lo que deseas cultivar.  Haz tus propósitos para el año nuevo. Hazlos tan grandes que cambien radicalmente tu vida. Hazlos justos a tu medida. Sueña sin límites, permítete ir más allá. Levanta la mirada. Cruza las fronteras. Mantén los pies en la tierra y la cabeza entre las nubes. Ama cada momento del día, te agrade o no; cada persona que se cruce en tu camino, te siente bien o no; recuerda que todo ocurre por una misma razón. Haz tus propósitos realidad y disfruta el camino.

Adiós 2013. Gracias por todo.

Bienvenido 2014.

Cris