BaddeYoga. Sobre confiar y dejarse maravillar.

María
María

María y yo nos cruzamos un día hará unos cuatro años. Diez minutos, cuatro palabras y nada más. Pude sentir su fuerza y su calma al mismo tiempo pero después de ese encuentro nunca más supimos la una de la otra.

Hace tan solo siete meses recibí un mensaje suyo: “¿Nos tomamos un café o algo?” Semanas antes nos habíamos cruzado entre las puertas y salas de un centro en el que impartíamos yoga, por casualidad. Habíamos cruzado de nuevo cuatro palabras y nada más. Le contesté rápidamente que sí, que cuándo le iba bien.

He de confesar, aunque ella ya lo sabe, que me puse nerviosa. Pensé que de qué iba a poder hablar yo con ella. De los breves encuentros que habíamos tenido, María siempre me había inspirado (y lo sigue haciendo ahora) fuerza, experiencia, sabiduría, intuición… Me sentía muy pequeña y no tenía ni idea de qué era lo que iba a surgir de ese café.

Hay veces que tomamos decisiones muy meditadas, pensadas y sentidas sabiendo qué es lo que buscamos y lo que queremos encontrar. Hay veces que simplemente te dejas llevar, incluso a veces en contra de los miedos o las vergüenzas. Esta vez fue así.

Quedamos, llegué tarde (como tantas veces). Me llamó porque pensaba que igual no nos reconoceríamos, (para que veáis lo que nos conocíamos), pero sí. Nos reconocimos.

Clase de Vinyasa Yoga. Retiro de Cádiz, Mayo de 2014
Clase de Vinyasa Yoga. Retiro de Cádiz, Mayo de 2014

Nos reconocimos en unos sentidos y nos intuimos en otros. Charlamos, compartimos ideas y algún que otro tímido sueño y salimos de ahí ilusionadas con el corazón repleto de energía y con la propuesta de juntarnos en unos días para programar un Curso Intensivo de Yoga.

Era 28 de Enero y hasta casi mediados de Febrero no nos volvimos a ver. En la siguiente reunión, nos pusimos a hablar, a profundizar, a hablar sin más, a dejar ir la imaginación y a latir el corazón con una única pregunta detrás: “¿Qué quieres compartir?” Y así organizamos un intensivo de ocho horas al que denominamos para nosotras mismas “El Intensivo Flipeti”.

Con eso nos fuimos a casa. Propusimos la fecha, 8 de Marzo y conseguimos la sala. A la siguiente semana nos juntamos de nuevo, deshicimos todo lo anterior y creamos un nuevo Intensivo: “Hacia el Corazón del Yoga”.

“El Intensivo Flipeti” nunca vio la luz así como tal pero creo que fue una especie de hoja de ruta, una declaración de intenciones, un estatuto de lo que estaba naciendo aún cuando ni siquiera lo sabíamos:  BaddeYoga. Desde ese primer “Hacia el Corazón del Yoga” hemos realizado diferentes intensivos y varios retiros de yoga y tenemos más proyectos pendientes de ser anunciados.

Desde que nos encontramos hemos hecho viajes hacia lo más profundo de cada una. Hemos compartido nuestra historia y todo lo que nos ha traídoIMG_0144 hasta aquí. Nos hemos reído mucho. Hemos pasado horas y horas hablando. Hemos soñado, hemos reconducido objetivos, hemos hecho y deshecho. Hemos presenciado los bloqueos de la otra, nos hemos acompañado en cada momento, nos hemos motivado, incentivado, hecho crecer, hecho saltar. Nos hemos emocionado tantas, tantas veces.

Hemos podido compartir con muchos de vosotros lo que creemos que es la vida, nuestra forma de sentir y de vivir: desde el corazón, donde no existe el miedo. Desde lo que nos hace vibrar y queremos compartir.

Acabamos de fundar BaddeYoga. Un formato en el que preparamos diferentes actividades desde talleres e intensivos hasta retiros de Yoga donde cada uno pueda hacer más presente el camino hacia el centro de uno mismo.

Desde que nos encontramos, en ese café, nos hemos dedicado básicamente a confiar en la otra con los brazos totalmente abiertos y hemos aprendido a dejarnos maravillar por todo lo que se ha ido creando. Hemos trabajado duro, sí, pero hemos aprendido a escuchar el rumbo que el corazón nos marcaba y lo hemos perseguido sin miedos diciendo sí a cada paso. Y así, se han desencadenado grandes historias.

Nunca pensé que iba a encontrar una compañera de trabajo, una amiga y una maestra al mismo tiempo. No entraba en mis planes porque ni siquiera conocía a María. Pero dicen que la realidad supera a veces la ficción. Así que no puedo estar más agradecida, a la vida, a las vueltas que da, a Madrid, a María, a Cádiz, al Yoga, a todos los que os acercáis a las clases, talleres o retiros con las mismas ganas de mirar hacia vuestro interior y dejaros asombrar por lo que veis. Gracias, Gracias, Gracias.

BaddeYoga
BaddeYoga

Sobre confiar y dejarse maravillar. Sobre soñar y crear. Sobre superar los miedos y saltar. Sobre darse cuenta y dejarse acompañar. Sobre dejar de buscar y encontrar. Sobre decir sí. El título de este post podría ser cualquiera de estos y otro infinitos más.

Desde aquí, desde Yoga con Cris, desde BaddeYoga, solo deseo hoy que escuchéis, confiéis y os dejéis maravillar por todo lo que venga.

¡Feliz día, yoguis!


2 thoughts on “BaddeYoga. Sobre confiar y dejarse maravillar.

  1. JAVIER

    Qué bonita historia!! Y para cuándo ese Intensivo Flipeti?? yo me apunto seguro jaja….

    Os quiero chicas!!

    1. yogaconcris

      🙂 Cómo no te ibas a apuntar al Intensivo Flipeti, serías el ayudador oficial, recordando los inicios en Cádiz! Nosotras también te queremos Javi!

Comments are closed.