Pincha Mayurasana

Pincha Mayurasana
Pincha Mayurasana

Nombre en Sánscrito: Pincha Mayurasana

Pincha: Pluma de cola

Mayura: Pavo real

Asana: Postura

Nivel: Asana de nivel avanzado. Al final puedes ver la preparación para principiantes

Lo más importante: Practicar posturas avanzadas de yoga no quiere decir tener una práctica de yoga avanzada. Algunas personas, por su forma física y sus hábitos tienen mayor facilidad en las posturas avanzadas y aceden relativamente rápido a ellas casi sin esfuerzo cuando otras pasamos mucho tiempo trabajando para construir la misma postura.

Es decir, para algunos Pincha Mayurasana no sea mayor problema pero sí lo sea Trikonasana o Paschimottanasana, consideradas asanas de nivel básico. Para unos los equilibrios sobre las manos serán rápidamente accesibles y una práctica dinámica y vigorosa será llevadera mientras que sentarse en meditación será algo realmente desafiante.

RECUERDA:

Lo más interesante, en mi experiencia, es saber cuáles son las posturas que más nos cuestan, y que más nos hacen avanzar, y a nivel personal, denominar a esas posturas, nuestras posturas avanzadas.

La práctica de Yoga avanzada tiene que ver con cosas mucho más sutiles. Con la respiración libre y amplia en el escenario que sea, con la presencia y la intención en la postura, con poder decidir cuál es la variación que más nos va a hacer bien y tomarla, con ser consciente de lo que necesitamos en la práctica, con poder sentir los beneficios de cada una de las posturas etc…

Una vez dicho esto, volvemos a Pincha Mayurasana.

Beneficios: Fortalece y elonga brazos, hombros, abdomen y espalda. Es una gran postura para desafiar nuestra sensación de equilibrio . Como otros balances sobre manos o posturas invertidas, hay mayor flujo sanguíneo al cerebro lo que calma al sistema nervioso.

Contraindicaciones: si tenemos lesiones en hombros, espalda, cuello o brazos o en los días más intensos de la menstruación  puede que prefiramos tomar variaciones si esta es la postura propuesta.

Construye la postura:

Arrodíllate y coloca los codos en el suelo de manera que tus codos queden justo debajo de tus hombros y tus caderas queden justo encima de tus rodillas. Así, el torso está prácticamente paralelo al suelo y los muslos y los brazos en línea recta perpendicular a tu esterilla.

Mantén los codos directamente bajo tus hombros y los antebrazos paralelos. Presiona el suelo con manos, antebrazos y codos y no permitas que estos se separen ya que la tendencia, sobretodo si tenemos los tejidos tensos y acortados en esta articulación es que se abran y hagan más difícil subir a la postura y sostenerla. Así que presiona el suelo con todo y mantén la sensación de que los codos quisieran juntarse.

Deja caer la cabeza y dirige la mirada hacia los pies, continua presionando el suelo con los brazos y en una exhalación

Delfín.
Delfín.

coloca los deditos de los pies sobre la esterilla y levanta las caderas llevándolas hacia atrás y hacia arriba de manera que tu postura quede como en la fotografía.

Sigue buscando la presión del suelo con los brazos y la atracción de los codos y brazos a la línea central del cuerpo para estabilizar la articulación. aleja los hombros de las orejas y abre el pecho.

En una inhalación empieza a caminar con las puntas de los pies lo más cerca que puedas de tus codos y dirige la mirada al espacio que queda entre las manos.

Levanta una pierna alta hacia el cielo e impúlsate con ella hacia arriba. La otra pierna le seguirá.

Mantén las piernas súper activas. Igual que la sensación en los brazos es la de presionar el suelo y tender hacia la línea central del cuerpo, en las piernas quieres presionar el cielo y tender hacia la línea central del cuerpo.

Para salir de la postura, baja primero una pierna y luego la otra y descansa en balasana unos segundos antes de volver a intentarlo.

Para principiantes: Si es tu primera vez probando esta postura puede ayudarte hacerlo cerca de una pared que evite que caigas hacia detrás. Para ello empezarás igual y los deditos de las manos a un centímetro de la pared. Cuando levantes las piernas puedes apoyar los talones sobre la pared y poco a poco cuando te sientas más cómoda en la postura invertida puedes ir alejando una pierna primero luego la otra intentando que que ambos talones queden sobre la línea de los hombros.

detalle
detalle de la variación

Variaciones: Cuando tenemos poca elasticidad en los hombros y en la apertura del pecho la tendencia es que los codos se separen cuando intentemos subir a la postura. Por ello, puede servirte colocar los codos justo bajo los hombros y las manos juntas como ves en el detalle.

Aún y así, deberás trabajar en la apertura de esta zona para ir avanzando en la postura de manera que consigas más espacio en ella. Posturas que te pueden servir son Gomukhasana, Urdvha Dhanurasana etc.

Respiración: La tensión o acortamiento en diferentes tejidos musculares en las dorsales, o alrededor de la articulación del hombro generará más tensión en la espina dorsal lo que a su vez, generará mayor dificultad al diafragma, al abdomen y al pecho para moverse con la libertad necesaria para respirar.

La respiración en este lugar deberá ser sutil y profunda sin grandes movimientos ya que éstos pueden desestabilizar la postura rápidamente.

Practica y sobretodo, disfruta del aprendizaje. El cuerpo responde mejor cuando nos estamos divirtiendo que cuando le forzamos a hacer cosas a las que aún no está acostumbrado.


4 thoughts on “Pincha Mayurasana

  1. JAVI

    Me encanta esa asana! A ver si este año consigo dominarla!!

    1. yogaconcris

      Es de tus preferidas, ¡lo sé! A por ella entonces.

      1. Jesus

        ¡Que buena asana! Para tu regreso , explicada genial y perfecta para no irte a ningún otro sitio .

        1. yogaconcris

          Gracias Jesús! Encantada de recibirte de nuevo aquí!

          ¡Feliz día!

Comments are closed.